Jacinta y las cuatro palmas

15 12 2009

Por el camino de los Cinco Palos y las Cuatro Palmas llegó aquel día. Por el mismísimo. Ni por el de los Tres Palos, ni por el de Las Dos Palmas.
Y Esmeregildo estaba allí, tratando de abrochar el cordón de sus botas.
-Hola
-¡Ea! -Esmeregildo se incorpora.
-¿Necesita ayuda? -dijo la muchacha mientras se acercaba.
-No, gracias. Bueno…. sí, por favor. Es que soy un poco torpe.
La muchacha se inclinó hacia adelante… el hombre se quitó con la mano el Sol de los ojos y dejo escapar un suspiro.
-Mi nombre es Jacinta. Y usted se llama Esmeregildo ¿verdá?.
-¿Pero cómo lo sabe?
-Se le nota. Se le nota.
-…
-¿Usté podrá arrancarme alguna palma pa mi jardín?

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: