yo, el marciano y el patico feo

19 09 2008

Eran exactamente las 12 de la noche cuando un maricano sale de mi nariz y me dice:

– Te voy a comer.

Como yo estaba a punto de dormirme o ya estaba dormido, pensé que aquello no era más que un moco verde que quería tomar protagonismo en mi sueño. Por tanto no le hice el menor caso, ni siquiera intenté atraparlo y hacerlo una bolita para luego pegarlo en alguna pared o mueble.

– Si no me haces un cuento te voy a comer.
– Bien ¿quieres que te haga el cuento de la buena pipa?
– Ese ya lo conozco.
– Yo no te digo “ese ya lo conozco”, sino que si tú quieres que te haga el cuento de la buena pipa.
– Ese ya lo conozco.

(…)

– Ese ya lo conozco.
– Bueno entonces el del patico super feo.
– Ese es el mismo pero con efectos especiales, a nosotros los marcianos no nos atraen los efectos especiales.
– ¿Y el del patico lindo?
– Debe ser aburrido, te voy a comer.
– No, espera, te prometo que ese te va a gustar.
– O.K.

Le hago el cuento del patico feo pero empezando por el final y terminando en el principio, como he visto que hacen en algunas películas. Fue tanto el alboroto del marciano que me dijo:

– Quiero que me comas.
– No voy a comerte porque eres un moco.





chui chui perrito perrito

14 09 2008

ese perro ya me mordió
no es una metáfora
verdad que me mordió:

en la nalga derecha para
mayor información

ahora cada vez que paso por su lado
chui chui le chiflo

y luego me maravillo
de cómo yo
le perreo al perrito